Ven a Shenyang

Ven a Shenyang, te enamorará.

Sigo algo caracteriza a esta ciudad es su escaso encanto inicial.

No es la octava maravilla, ni quiero que sea, pero por favor un poco de higiene.

(no es lo peor que visto por estos lares)

 

Anuncios

Comida. I ¿Que no comer? Pescado

Si me preguntaran qué es lo que llevo peor de este país, contestaría, sin lugar a dudas, la comida.

Primer capítulo, de lo que preveo, un gran panel de experiencias relativo al tema culinario, incluyendo en éste: alimentos, comedores universitarios, restaurantes, mercados y anécdotas.

Al redactar esta entrada sólo me vienen imágenes y sabores a la cabeza: salmón, sardinas, pescadilla, dorada, boquerones, merluza, …

Estoy muy cerca de las seis semanas de estancia y aún no probé bocado de pescado.

Las razones, aquí se las muestro.

Algas conservadas en un higiénico líquido

Sin probar las almejas chinas

Mucha bicicleta y motos en el mercado. También pasan coches y hasta todoterrenos

Juntos saben mejor

y ésto qué será

¿Un manjar gallego? No, marisco chino

Repisoteada alfombra. cara de pocos amigos, baños múltiples

Rico baño de algas marinas

Guantes, ante todo, higiene

Método para dispersar moscas y mosquitos

Conclusión, no se me ocurre comprar pescado o marisco, no sé que garantías puede haber sobre la frescura de éste, pero lo que sí sé son las “excelentes” condiciones de conservación.