El barbero de Shenyang

Un día vas por la calle, vas a cruzar un parque y te encuentras esta estampa.

El desencadenante

Un barbero en mitad de la calle cortando el pelo y afeitando a cuchilla, al momento se me pasó por la cabeza que por ahí tenía que pasar. Y así fue, semanas más tarde, con algo de pelo de más y con “barbas” de varias semanas me acerqué a ver qué tal se portaban uno de estos señores.

Los pelos en la calle (residuos orgánicos)

El dolor no es perceptible en una foto

Navaja en la oreja

Fue un rato “agradable”, primero maquinilla para el pelo, navaja en la barba, y después, y aquí viene los hecho relevantes, navaja en la oreja, navaja en la frente, navaja por el entrecejo, navaja por debajo de los ojos (a lo buñuelesco) y para rematar el toque de tijeras en la nariz. Lo que se dice un completo.

El precio 3 RMB por cortar, 3 RMB por afeitar, al cambio 0,65 Euros en total, y no me quería cobrar, le caería en gracia, pero al final tuvo que acceder.

Bailando…

Qué pasa cuando te paras un minuto a observar cómo unas parejas (y algún despistado) se ponen a bailar en mitad de una plaza una música pegadiza.

 

Que te saca a bailar una señora con el rostro tapado (cosas de la contaminación) y te provoca hacer un poco el ridículo por la ignorancia del susodicho baile.

Al final, acabas integrado en una danza mágica de sesentones que no se quedan en casa aburridos a ver la tertulia frente a la televisión.

Si os queréis echar las risas, a costa mía, ver cómo un pato bailaría mejor que yo en el siguiente vídeo.

… me paso el día bailando

 

Falcon Crest

Tras las dos semanas de clases de introducción con un grupo de surcoreanos, mañana empieza el curso serio de verano.

Nos harán un exámen de nivel y estaremos repartidos en tres grupos. Seguramente comience en el nivel más bajo para así perfeccionar varios aspectos en los que ando un poco verde, como escritura o fonética.

Estas semanas pasaron bien rápido. Compras y acomodamiento terminado. Máquina dispensadora de agua en mi habitación, aire acondicionado instalado definitivamente, portatil bastante barato, deportivas a precio de saldo y mañana espero hacer alguna compra si el presupuesto me lo permite como una cámara y un diccionario electrónico.

A destacar la visita del sábado, el rector de la facultad de estudios internacionales nos invitó a unos cuántos a la inauguración-presentación de un hotel de 5 estrellas con su correspondiente ágape tras la visita por las distintas áreas del hotel.

Mucho lujo, poco gusto, malos remates y precios inalcanzables.

 

Tras la comida, genial post almuerzo conversando con un gran vino chileno en compañía del gerente del hotel (chileno) y un ejecutivo (mallorquín). La comunidad hispana se empieza a hacer hueco en Shenyang.

 

Aquí les presento a la familia, de izquierda a derecha: Cristofer (chileno), Victoria (Argentina), Valery (chilena y hermana de C.), Isabella (española-colombiana) y el que les escribe. Foto a lo serial de los ochenta, estilo Falcon Crest.

 

Ya subiré fotos de la vida cotidiana, pero éso cuándo tenga cámara.

Un abrazo!